dimecres, 26 de febrer de 2014

Kölner Karneval

Llegan días de bebercio, de fiesta en toda la ciudad, de disfrute general... pero también de toneladas de basura en las calles, de borrachos y más borrachos y de difraces por doquier. Para aquellos que no nos gusta el carnaval, y me incluyo, son días de hacer acopio de alimentos y recluirse en casa o bien irse de la ciudad. Eso sí, si vives en el centro no podrás evitar escuchar alguna que otra cancioncilla carnavalesca, cuando alguna que otra significa 24h al día, con ese ritmo tan particular y pegadizo que acabas odiando.

dissabte, 22 de febrer de 2014

De los problemas de trabajar con niños.

Unos dirán que uno de los mayores problemas es motivarlos, hacer que en esas cabezitas diabólicas entre que tienen que trabajar y aprender por su bien.

O también puede ser un problema que entiendan cómo se comporta una persona digamos normalmente, qué puedes hacer en público y que no...

O que no callen ni un minuto y siempre tengan algo que decir con esas vocecitas que se te meten tan dentro del oído que a veces pueden llegar a reventarte el tímpano.

Pues no, nada de eso... el gran problema es que te peguen enfermedades cada dos por tres. Piojos, varicela o algo peor y por supuesto el resfriado.

En el último caso me hallo y por eso doy las gracias a esos malditos bajitos.

Elena

diumenge, 16 de febrer de 2014

El invierno que no era invierno...

Señores, señoras... llevo tres inviernos seguidos viviendo en Alemania. Ninguno se parece al anterior, de hecho es más bien todo lo contrario.

En 2011-2012 hizo frío, pero no mucho que yo recuerde, y nada de nieve. Miento, dos días contados cayó algo del cielo con apariencia de copo de nieve y se posó levemente en el suelo aunque no duró más de un par de días antes de que se convirtiera en barro.

La temporada 2012-2013 nos dejó nieve hasta aburrir desde principio de diciembre hasta los últimos copos el día del trabajador. Aprendi la importancia de las botas de montañan y el jersey de cuello vuelto de lana merina. Al principio ver todo blanco era muy bonito pero con el paso de los meses uno se va cansando de llegar a casa empapado.

Y este año, lo que llevamos de invierno 2013-2014, tan sólo han caído unos copitos el día de San Nicolás, para homenajearlo supongo, que no llegaron a cuajar. Por lo demás, temperaturas altas para ser invierno en Alemania. Ayer y hoy llegaremos a los 10 grados, cosa inusual para mediados de febrero.

Pero como con esto del tiempo no podemos más que conformarnos... vamos a disfrutar de lo que venga que seguro que no será tan malo (siempre y cuando queramos verlo así).

Elena

dilluns, 10 de febrer de 2014

Colonia Claudia Ara Agrippinensium

Podría escribir sobre esta ciudad largo y tendido. Tanto es así que no sé por donde empezar...

El Rin que divide la ciudad. A un lado el casco viejo, donde se desarrolla casi toda la actividad de la ciudad. Donde encontramos Heumarkt con sus incontables Kneipen (bares alemanes) y el Altmakrt con su ayuntamiento.

El monumento más conocido de toda la ciudad y, según mi opinión, con fama merecida: Dom, la catedral de Colonia. Construida en el 1248, más bien reconstruida, sobre la bases de la antigua catedral que se quemó. Con estilo gótico y digna de visitar. Guarda el tesoro de los Reyes Magos supuestamente con sus reliquias.

El Hohenzollernbrücke, puente para curzar hasta el barrio de Deutz. Muy característico y con cientos de candados que las parejas cuelgan de sus barandillas para simbolizar su amor eterno, por supuesto, arrojando la llave al Rin.

Gross Sankt Martin, una de las muchas iglesias románicas que existen en la ciudad. Una de las más bonitas en mi opinión, donde canta un coro que te deja sin habla.

Los parques como el Aachener Weiher o el Volksgarten para ir a hacer una barbacoa en primavera/verano.

Los cafelitos en el barrio belga con sus hipsters.

El Karneval a las 11.11 en Heumarkt terminando en Zulpicherstr. y los baruchos cutres llenos de alemanes borrachuzos.

Y el paseito de vuelta a casa por la Severinstr. con sus tiendecillas de barrio.

Al final si lo pienso, todas estas cosas son las que echaré de menos cuando me vaya.

¡Prometo fotos para ilustraros! Más info sobre la city.

Elena

diumenge, 9 de febrer de 2014

Offene Schule Köln

Hui vos contaré de qué i on treballe.

Es tracta d'una escola que lluita per la llei de la integració. És la OSK, un cole on les classes es divideixen segons el nivell intelectual del nen o nena. La edat a la que hauries de estar en determinada classe no compta i per posar un exemple una xica de 18 anys cursa la classe 10 encara que els seus companys són un parell d'anys menors. Us deixe un enllaç per a que conegueu el sistema educatiu alemany.

Es mesclen xiquets amb diferents tipus de discapacitats (síndrome de Down, autistes... ) i xiquets sense cap discapacitat i la idea és que aprenguen a relacionar-se.

El cole és molt nou, si no m'equivoque aquest és el segon curs que està obert i cada dia van millorant coses. Els treballadors són molt actius i es fan jornades per a detectar problemes i donar solucions.
Només en una classe poden haver entre 4 i 6 adults. Dos són els professors, sempre hi ha un voluntari i després alguns acompanyants de determinats nens.

Es treballa de manera autònoma matèries com alemany, matemàtiques o anglés i es fan tallers de cuina, pintura o ciències.

La OSK té ajuda de una associació de pares que es diu mittendrin e.V. i que contracta les persones que fan de acompanyants a nens amb discapacitats, és a dir, a persones com jo.

Encara els queda molt per davant però amb projectes com aquest es pot ajudar a moltes persones que d'un altra manera no podrien tenir una educació.

Elena

dissabte, 8 de febrer de 2014

Gedanken

Després de tot aquest temps vull fer una reflexió sobre el que em va portar a viure a Colònia, el que em manté ací i el que em fa que vulga tornar a casa.

Ja fa quasi dos anys i mig que visc a Alemanya. Vaig vindre amb una beca i després de treballar com a auxiliar de conversació ajudant a alumnes que estudiaven (i espere que continuen estudiant) espanyol vaig decidir quedar-me i buscar un altra feina.

Vindre va ser fàcil... tenia treball abans de xafar terres alemanyes. Però quedar-me va ser més difícil. Des de juny de 2013 tot va començar a complicar-se. Primer va vindre l'estiu i com toca vaig estar de vacances a casa... per sort vaig aconseguir unes pràctiques per a poder tornar a l'agost  però el que havia de durar tres mesos va durar només un per les males condicions laborals.

A mitat de setembre em veia amb una mà davant i una darrere lliutant per no tornar a casa i permanèixer a una terra que fins aleshores havia sigut amable amb mi. Gràcies a un amic (los contactos lo son todo) vaig trobar la feina que tinc ara. Per sort no vaig tardar més de dos setmanes en tornar a treballar així que puc dir que tot va anar bé.

Hui per hui estic treballant i per tant puc estar contenta. Però problemes econòmics que no tindria si estiguera en Espanya, per desgràcia els he tingut ací. I he de mantindrem alerta per a que no tornen.

És com tenir el cor dividit, treball a Alemanya, familia i amics a Espanya... A voltes crec que tornar no estaria tant malament... segur que trobe alguna cosa, pense. Però al moment següent crec que no vull tornar a unes condicions pitjor del que tinc ací.

En fi, difícil solució.

Elena