dissabte, 22 de febrer de 2014

De los problemas de trabajar con niños.

Unos dirán que uno de los mayores problemas es motivarlos, hacer que en esas cabezitas diabólicas entre que tienen que trabajar y aprender por su bien.

O también puede ser un problema que entiendan cómo se comporta una persona digamos normalmente, qué puedes hacer en público y que no...

O que no callen ni un minuto y siempre tengan algo que decir con esas vocecitas que se te meten tan dentro del oído que a veces pueden llegar a reventarte el tímpano.

Pues no, nada de eso... el gran problema es que te peguen enfermedades cada dos por tres. Piojos, varicela o algo peor y por supuesto el resfriado.

En el último caso me hallo y por eso doy las gracias a esos malditos bajitos.

Elena

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada