diumenge, 16 de febrer de 2014

El invierno que no era invierno...

Señores, señoras... llevo tres inviernos seguidos viviendo en Alemania. Ninguno se parece al anterior, de hecho es más bien todo lo contrario.

En 2011-2012 hizo frío, pero no mucho que yo recuerde, y nada de nieve. Miento, dos días contados cayó algo del cielo con apariencia de copo de nieve y se posó levemente en el suelo aunque no duró más de un par de días antes de que se convirtiera en barro.

La temporada 2012-2013 nos dejó nieve hasta aburrir desde principio de diciembre hasta los últimos copos el día del trabajador. Aprendi la importancia de las botas de montañan y el jersey de cuello vuelto de lana merina. Al principio ver todo blanco era muy bonito pero con el paso de los meses uno se va cansando de llegar a casa empapado.

Y este año, lo que llevamos de invierno 2013-2014, tan sólo han caído unos copitos el día de San Nicolás, para homenajearlo supongo, que no llegaron a cuajar. Por lo demás, temperaturas altas para ser invierno en Alemania. Ayer y hoy llegaremos a los 10 grados, cosa inusual para mediados de febrero.

Pero como con esto del tiempo no podemos más que conformarnos... vamos a disfrutar de lo que venga que seguro que no será tan malo (siempre y cuando queramos verlo así).

Elena

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada